Dos niños en asientos de coche.

available in: English Español

Los niños son uno de los grupos en mayor riesgo de nuestra sociedad. Son especialmente vulnerables en los accidentes vehiculares, dado que muchos sufren lesiones graves e incluso mueren si se ven implicados en un accidente. Los asientos de un auto están diseñados para ayudar a proteger y salvar a los más jóvenes cuando ocurre un accidente, manteniéndolos sujetos y a salvo con almohadillas alrededor, y protegiéndoles de los daños producidos por el impacto. 

Sin embargo, la cantidad de lesiones entre los niños continúa siendo elevada, ya que los padres, sin saberlo, no instalan correctamente los asientos de auto, reduciendo su efectividad y produciendo consecuencias mortales. Según el Departamento de Transporte de Texas, más de la mitad de las muertes de menores y lesiones graves pudieron haber sido evitadas si se hubiesen instalado asientos para auto del tamaño adecuado y de la forma correcta. 

Para ayudar a que los padres sean conscientes de la gravedad del asunto, el equipo de Hernandez Law Group, P.C. ha creado una lista de los errores más comunes relacionados con los asientos de auto y cómo solucionarlos. 

1. No instalar correctamente el asiento de auto

Los asientos de auto con arnés pueden instalarse con el cinturón de seguridad o los anclajes inferiores y correas de sujeción para niños (sistema LATCH). Ambas opciones son efectivas y seguras, aunque a veces los padres piensan que el asiento será más seguro si usan ambas. Este es un error

El asiento de auto con arnés solo debe instalarse con el cinturón de seguridad o con el sistema LATCH, pero no con ambos. Si se emplean los dos métodos, las correas pueden interferir unas con otras y ocasionar una instalación floja. Los asientos de auto deben de presentar menos de 3 cm de movimiento de lado a lado y de atrás a adelante. 

También se debe tener en cuenta los límites de peso del sistema LATCH. Siempre verifica el manual del asiento de auto y de tu vehículo para saber cuándo debes cambiar el asiento para cubrir las necesidades de tu hijo. 

Finalmente, si bien la posición más segura para el asiento de auto es al centro posterior, puede que esto no sea posible en el caso de algunos vehículos más antiguos. No fuerces el asiento de auto en una posición en la que no encaje o en la que los cinturones de seguridad no encajen con la hebilla del cinturón. Recuerda que es más importante una buena instalación con una sujeción segura que una buena posición de asiento. 

2. No asegurar correctamente al niño con el arnés 

Tanto el asiento de auto orientado hacia atrás como el orientado hacia delante se asegura de forma distinta. 

En el caso de los asientos de auto orientados hacia atrás, los tirantes del arnés deben empezar sobre o un poco por debajo de los hombros del niño. 

En el caso de los asientos de auto orientados hacia delante, los tirantes del arnés deben pasar por arriba o estar al nivel de los hombros del niño. 

Para ambas situaciones, los arneses deben estar bien ajustados, de modo que no sea posible pellizcar la cincha del arnés sobre la clavícula del niño. Todas las hebillas deben estar aseguradas en el arnés, ya que así el niño permanecerá seguro en el asiento. Debes prestar mucha atención al momento de abrochar las hebillas para evitar que el arnés no esté torcido, puesto que esto puede ser incómodo para el niño y afectar la seguridad del asiento. 

Asimismo, la ubicación de la hebilla en la entrepierna del niño será diferente, dependiendo del tipo y tamaño del asiento de auto, así que revisa siempre el manual del producto antes de usarlo. El broche del pecho también debe estar bien asegurado al centro del esternón del niño. Recuerda que los niños crecen, por lo que su ubicación cambiará. Por ejemplo, en niños más grandes, el broche estará cerca de las axilas, mientras que, en recién nacidos, estará cerca de los pezones. 

3. El tamaño del asiento de auto del niño no es el correcto

Los niños crecen muy rápido y a diferentes ritmos, por lo que puede ser difícil encontrar un asiento de auto que se adapte a sus necesidades. Los asientos de auto vienen en una amplia variedad de tamaños, precios y tipos. Es importante que elijas el asiento que mejor se adapte a tu hijo, a tu vehículo y a tu presupuesto. Ten en cuenta que, si bien es de conocimiento general que los asientos de auto vienen en diferentes límites de peso, también presentan alturas distintas.

Un asiento de auto puede indicar que sostiene a un niño hasta los 18 kg, pero esto no es cierto para todos los casos. Si tu hijo supera la altura del arnés y la carcasa del asiento, este no será seguro ni cómodo para él. Si alguna vez tienes problemas para encontrar un asiento con el tamaño correcto para tu hijo, TxDOT brinda una verificación gratuita para asientos de auto a través de su programa Save Me With a Seat; solo ingresa tu código postal para encontrar el local más cercano.

4. Cambiar al niño al asiento elevador muy pronto

Ya sea por el precio, comodidad, o porque el niño está creciendo rápido, muchos padres intentan cambiar a los asientos elevadores muy pronto. A pesar de las edades y tamaños que se describen en la caja, los niños no están listos para los asientos elevadores hasta que puedan sentarse en su asiento de auto de forma correcta cada vez que los usan. Esto incluye no encorvarse al dormir o agacharse para alcanzar algo o a alguien. 

La mayoría no son capaces de alcanzar este grado de madurez en su comportamiento hasta los 5 o 6 años, e incluso algunos no logran dicha madurez hasta los 7. No hay por qué apresurar al niño a que use el asiento elevador; deja que demuestren que ya están listos a través de su comportamiento. 

Dicho esto, cuando uses un asiento elevador, verifica que la correa de los hombros se encuentre firme entre los hombros y cuello del niño. El cinturón subabdominal debe ubicarse en la parte inferior de las caderas y superior de los muslos, y no sobre el estómago. 

5. No leer o seguir el manual del asiento de auto

Intentar instalar el asiento de auto rápido, colocar a tu hijo y seguir con tus asuntos puede ser tentador, pero siempre debes de darte el tiempo para leer y entender el manual antes. Es importante que sepas cómo colocar y manejar las correas, qué hacer con ellas si ocurre un accidente (como su reubicación), y su fecha de caducidad. Todos los asientos de auto son diferentes y es posible que, con el tiempo, no cubran las necesidades de tu hijo o no lo protejan adecuadamente en caso de un accidente. 

Además, no ignores los artículos adicionales que vienen con el asiento de auto, como los cojines o reposacabezas. Estos cambian el modo de uso del asiento, haciéndolo más seguro. Tampoco sientes a tu hijo usando chaquetas voluminosas o disfraces, dado que estos pueden presionar y lastimar al pequeño u ocasionar que salgan expulsados del asiento durante un accidente. 

¿Tú o tu hijo sufrieron un accidente vehicular?

Si bien evitar estos cinco errores comunes con los asientos para niños puede aumentar la seguridad de tu hijo, esto no disminuye los riesgos totalmente cuando se trata de un accidente. Si un conductor negligente te atropella y tú o tus pasajeros resultan lesionados, podrías tener derecho a una indemnización económica por daños y perjuicios y gastos médicos. Los abogados solidarios de accidentes automovilísticos de Hernandez Law Group, P.C. cuentan con la experiencia necesaria para ayudarte a obtener la indemnización que te corresponde. Comunícate hoy con nuestro equipo para obtener más información sobre nuestros servicios o para programar una consulta gratuita y sin compromiso para analizar tu caso.