Un estetoscopio y un martillo descansan en una libreta al lado de una computadora portátil en un escritorio

available in: English Español

Reclamos de Lesiones Personales por Negligencia

Un accidente puede ocurrirle a cualquiera y en cualquier momento. Puede suceder en la carretera, en una tienda, o incluso en el trabajo. Lamentablemente, en muchos casos estos accidentes pudieron prevenirse si las personas hubieran tomado las precauciones adecuadas. Al no cumplir con solucionar condiciones peligrosas o no manejar con responsabilidad, algunas personas pueden ocasionar que otras sufran de lesiones graves o incluso mueran.

Si tú o un ser querido resultara lesionado debido a la negligencia de otra persona, debes contactar a los abogados de lesiones personales experimentados de Juan Hernandez Law. Podemos ayúdate a demostrar que la negligencia de un empleador, propietario, conductor u otra persona causó tus lesiones. Nos aseguraremos de que el infractor se haga responsable por sus acciones negligentes.

Demostración de la negligencia del demandado

Con frecuencia, se cita una negligencia como la causa de lesiones personales. Para ganar una reclamación por negligencia, el demandante debe demostrar lo siguiente:

1. El demandado tenía una obligación para con el lesionado

El primer elemento de un caso de negligencia es probar que el demandado tenía una obligación legal de cuidado con respecto al demandante. En otras palabras, el demandante debe probar que sus lesiones no hubieran ocurrido de no ser por la negligencia del demandado.

Por ejemplo, el dueño o gerente de un lugar de trabajo tiene la obligación de hacer mantenimiento a los equipos y asegurarse de que las condiciones en el área sean seguras.

2. El demandado no cumplió con su obligación

A continuación, el demandante debe probar que el demandado no cumplió con su obligación. Para ello, en primera instancia, el demandante debe probar que llevó a cabo los pasos necesarios para evitar la causa del accidente. Además, debe demostrar que el demandado debía saber los pasos que debía realizar, pero que no hizo por negligencia.

Por ejemplo, si el dueño o gerente de un lugar de trabajo no cumple con realizar el mantenimiento de los equipos en el sitio y un trabajador resulta herido por la falta de mantenimiento del mismo, el dueño o gerente podría ser declarado como negligente.

3. El incumplimiento fue la causa de las lesiones

El tercer elemento se conoce como “causalidad”. Para este paso, se debe demostrar que la negligencia del demandado fue la causa directa de las lesiones del demandante.

Por ejemplo, si un trabajador empuja a otro directamente en el camino de una grúa en movimiento y, luego, se descubre que la misma no había recibido un mantenimiento adecuado, esta negligencia de mantener la grúa no sería la causa de las lesiones del trabajador.

4. La indemnización que corresponden al demandante

Si es posible demostrar todo lo anterior, entonces el demandante debe demostrar las indemnizaciones que le corresponden. Estas pueden incluir lo siguiente:

  • Pérdida de ingresos
  • Gastos médicos
  • Dolor y sufrimiento
  • Angustia mental
  • Daños a la propiedad (en casos de accidentes automovilísticos)
  • Gastos funerarios (en casos de homicidio culposo)

Puede resultar difícil demostrar los cuatro elementos de un caso de negligencia si no se cuenta con la representación legal adecuada. En Juan Hernandez Law, nuestros abogados cuentan con amplia experiencia demostrando negligencias en una amplia gama de casos de lesiones personales. Nosotros te ayudaremos a obtener toda la indemnización que mereces por tus lesiones y demás daños y perjuicios.

Defensas más comunes ante reclamos por negligencia

Por supuesto, otro elemento en los casos de negligencia es refutar al demandado que afirma no tener responsabilidad de ninguna lesión o daño. Las defensas más comunes en casos de negligencia incluyen los siguientes principios:

1. Asunción de riesgo

En algunos casos, un demandado puede alegar que el demandante conocía los riesgos de la acción que realizó y que este aceptó dichos riesgos de forma voluntaria. Esto suele darse cuando existe una condición peligrosa que se ha dejado de lado, se informó a la persona lesionada de dicha condición, pero esta continuó de todas formas.

Por ejemplo, si hay algo derramado en una tienda, se ha colocado una señal de piso húmedo, pero una persona decide pisar el líquido, entonces la tienda no se haría responsable por las lesiones que sufrió la persona al resbalar y caer. Al ignorar la advertencia de la señal de piso húmedo y pisar el charco, la persona lesionada asumió el riesgo y realizó la acción de todas formas.

2. Negligencia comparativa

La negligencia comparativa es la determinación del porcentaje de culpabilidad por un accidente. Existen tres tipos distintos de negligencia comparativa:

  • Negligencia comparativa ligeramente flagrante – un demandante solo puede conseguir una indemnización si los daños no contribuyeron o contribuyeron ligeramente con el accidente que ocasionó sus lesiones.
  • Negligencia comparativa simple – un demandante conseguirá un porcentaje de la indemnización equivalente al porcentaje de culpabilidad que se le encuentre al demandado. Por ejemplo, si se declara que la parte lesionada tuvo el 75% de culpa por el accidente y el demandado tuvo el 25%, la parte lesionada posiblemente obtenga el 25% de indemnización por los daños ocasionados.
  • Negligencia comparativa modificada – este principio es similar a la negligencia comparativa simple, con la excepción que un demandante no puede obtener indemnización si se declara que tuvo más del 50% de la culpabilidad por el accidente.

Texas es un estado que contempla la negligencia comparativa modificada. Por lo general, los demandados por casos de negligencia en Texas intentarán demostrar que tienen menos del 50% de culpabilidad por las lesiones del demandante.

3. Negligencia contribuyente

Algunos estados practican la doctrina de la negligencia contribuyente en lugar de la comparativa, en la cual un demandante puede ser impedido de recibir cualquier tipo de indemnización si se le encuentra parcialmente culpable por el accidente. No obstante, esta doctrina ha sido reemplazada por la negligencia comparativa en casi todos los estados.

Negligencia versus negligencia grave

En ciertos casos, se puede atribuir las lesiones a una negligencia grave, que no es lo mismo que una negligencia ordinaria. La negligencia ordinaria es la falta de acción para adoptar medidas que pudieron haber prevenido la lesión de una persona. Por ejemplo, un individuo puede ser culpable de una negligencia ordinaria si sabía de una baranda rota en su propiedad, pero no cumplió con arreglarla oportunamente.

En el Código de la Práctica y Recursos Civiles de Texas, en su título 41, la negligencia grave se define como un acto u omisión que “involucra un grado extremo de riesgo”, del cual el agente es consciente, pero que, a pesar de todo, “este procede con indiferencia consciente respecto a los derechos, seguridad, o bienestar de los demás”. A diferencia de la negligencia ordinaria, la negligencia grave involucra una acción intencionada o un grado extremo de desatención hacia la seguridad y bienestar de otras personas. Por ejemplo, un médico que, intencionalmente, no advierte a un paciente sobre los efectos secundarios de una vacuna antes de aplicarla, puede ser declarado culpable de negligencia grave.

Negligencia en casos de lesiones personales

La negligencia simple y grave son las causas de la mayoría de lesiones personales. De hecho, muchas de las demandas previstas como legales por los Estatutos de Texas mencionan específicamente que hay excepciones si existe una negligencia o negligencia grave. Con frecuencia, se cita ambos tipos de negligencias como las causas de las siguientes circunstancias:

  • accidentes automovilísticos;
  • lesiones en el trabajo;
  • lesiones en las instalaciones de otra persona;
  • accidentes de resbalón y caída;
  • maltrato en asilos de ancianos;
  • errores de medicamentos;
  • lesiones causadas por productos defectuosos; e
  • intoxicación por alimentos.

Contacta a nuestros experimentados abogados de negligencia

Nunca deberías sufrir a causa de las acciones negligentes de otra persona. Si tú o un ser querido resulta herido o muerto por la negligencia de un tercero, los abogados de lesiones personales de Juan Hernandez Law están aquí para ayudarles. Al ser parte del 2% de abogados certificados por el Consejo de Certificación Legal de Texas para ejercer el derecho de lesiones personales, puedes estar seguro de que Juan Hernandez es la mejor opción para defender tu caso. Contáctanos hoy, si buscas justicia por las lesiones que sufriste a causa de las acciones negligentes de otra persona.

Llama a nuestras oficinas hoy para una consulta gratis a

1-800-444-8810 | Local 972-235-4444