Una enfermera trata la mano quemada de una víctima.

available in: English Español

Los conciertos, llenos de música ensordecedora, gritos y aplausos de los admiradores, además de grandes cantidades de alcohol, pueden resultar una locura, pero también implican situaciones peligrosas. Para algunos desafortunados asistentes a los conciertos, la noche de diversión se convirtió en una de terror cuando los demás enloquecieron en exceso y no se preocuparon por las consecuencias de sus actos. Debido a la seguridad inadecuada y a la mala planificación por parte de los organizadores del evento, algunos de los grupos musicales más grandes de la historia presenciaron algunos de los peores accidentes y eventos. Estos son tres de los peores desastres de conciertos de la historia.

Los Rolling Stones en Altamont

El 6 de diciembre de 1969, los Rolling Stones protagonizaron un festival de música libre en Altamont. Se suponía que este concierto era el final de su exitosa gira por los Estados Unidos. En lugar de contratar guardias de seguridad adecuados, los organizadores del evento contrataron al conocido grupo de motociclistas Hells Angels para controlar a la multitud y mantener alejados del escenario a los asistentes al concierto.

Antes de que el grupo subiera al escenario, ocurrió una pelea entre un miembro de los Hells Angels y uno de los fanáticos. La pelea provocó pánico, lo que causó una estampida para despejar las instalaciones. Se desató el caos, debido al abundante consumo de alcohol, la falta de seguridad en el lugar y de salidas despejadas, así como la violencia cerca del escenario. Se reportaron muchos heridos, aunque el número oficial todavía está en discusión. Una persona murió en la pelea, y se registraron daños materiales en el escenario y en el equipo musical.

Los Rolling Stones terminaron por cancelar su actuación a raíz del evento. Tomaron esta decisión para respetar a los perjudicados y protegerse de posibles lesiones o difamaciones.

The Who en Cincinnati

El 3 de diciembre de 1979, es el día de uno de los peores desastres de conciertos en los Estados Unidos. En Cincinnati, una multitud de 8,000 personas esperaba en las afueras del Riverfront Coliseum de Cincinnati. La emoción aumentaba a medida que se acercaba el momento del concierto. Tan pronto se abrieron las puertas, la multitud irrumpió en el interior, lo que provocó una estampida mientras la gente intentaba pasar por la entrada. Sin que los alegres asistentes al concierto lo supieran, 11 personas se habían caído en el evento y estaban siendo pisoteadas. Muchos comentaron que no se dieron cuenta de la sangre en sus zapatos o en sus prendas rasgadas hasta que el concierto estuvo a punto de terminar. En cuanto a las 11 personas que murieron, el personal del concierto retiró rápidamente los cuerpos de la entrada y decidió no decírselo a la banda hasta después del evento. El mal control de la multitud y la distribución de los asientos, junto con la sobreventa de entradas, provocaron 11 muertes y numerosos fanáticos heridos.

planeación. Estos son los tres peores accidentes en conciertos de la historia.

Woodstock 1999

Aquel caluroso fin de semana del 23 al 25 de julio de 1999, el festival de Woodstock ’99 estaba en pleno apogeo. Por desgracia, este evento anual de Woodstock demostró ser diferente que en años anteriores. El calor llevó a la gente a hacer largas filas para comprar agua a precios exorbitantes, y la mala planificación hizo que el suministro de agua fuera insuficiente. Esto provocó una revuelta de los aficionados. Destrozaron escenarios y puertas y pelearon entre ellos; la gente sufrió de deshidratación, y se reportaron varias violaciones. Durante el número final de los Red Hot Chili Peppers, se encendió una hoguera en el centro de la tribuna del público, lo que provocó que algunas personas sufrieran quemaduras.

Los tres acontecimientos se debieron a la falta de planificación adecuada y a una seguridad deficiente. Si usted o un ser querido ha resultado lesionado en un concierto debido a la negligencia del lugar en el que se celebró, puede tener derecho a una indemnización económica por lesiones y daños. Hernandez Law Group, P.C. puede ayudarle a probar la negligencia del dueño del lugar y obtener la compensación que merece. Juan Hernandez es uno del 2 % de los abogados certificados por la Junta de Texas en la Ley de Lesiones Personales. Contacte a Hernandez Law Group, P.C. hoy para comenzar el camino de la recuperación.