Un automóvil con su parachoques delantero colgando debido a un accidente.

available in: English Español

Va de camino al trabajo mientras escucha su canción favorita. Al llegar a una intersección, el semáforo cambia a amarillo. Como se encuentra lo suficientemente cerca de la línea, decide mantener la velocidad y pasar el semáforo. De repente, siente una sacudida y su auto comienza a girar bruscamente porque otro vehículo lo golpeó por el costado. Aturdido, se da cuenta de que acaba de ocurrir un choque lateral y ahora se preocupa por quién será el responsable del accidente. ¿Es posible reclamar una compensación por los daños y las lesiones que probablemente se deriven del accidente? ¿O será usted el responsable? Así es como se determina la responsabilidad por un accidente de choque lateral:

¿Qué son los accidentes de choques laterales?

Los accidentes de choques laterales son accidentes automovilísticos que ocurren cuando un vehículo golpea el costado de otro, haciendo una forma de T con los autos. Este tipo de accidente, también conocido como colisión por impacto lateral, puede provocar graves lesiones que ponen en peligro la vida, e incluso la muerte por negligencia. A diferencia de las colisiones frontales o las colisiones por detrás, cuando el impacto ocurre en el costado de los vehículos, hay muy poca amortiguación entre los ocupantes y la colisión en sí. Cuando un auto golpea el costado de otro, lo único que protege al conductor o a los pasajeros es una puerta delgada con vidrio. Los cristales de las ventanas a menudo se rompen en estas colisiones, y salen disparados hacia quien esté más cerca. Esto da lugar a muchas lesiones, como por ejemplo que el vidrio se incruste en la piel o en los ojos.

¿Quién es responsable de la colisión?

Los accidentes de choque lateral pueden tener como responsable a un conductor o a ambos. Todo depende de las circunstancias que llevaron al accidente. Veamos el escenario descrito al principio de este blog y descubramos cómo uno o ambos conductores pueden ser considerados responsables:

Un conductor es responsable

Si el conductor uno está lo suficientemente cerca como para pasar por la intersección cuando el semáforo aún está en amarillo, técnicamente tiene el derecho de paso. Esto significa que el segundo conductor decidió saltar la luz verde y se estrelló contra el primer conductor. Así que el segundo conductor es el responsable, ya que en teoría se saltó el semáforo en rojo y causó el accidente.

Sin embargo, si el conductor uno estaba dando vuelta a la izquierda y la luz de vuelta a la izquierda estaba parpadeando en amarillo para ceder el paso al derecho de paso, pero no se detuvo o ni siquiera miró el tráfico y el segundo conductor lo golpeó, entonces el conductor uno es el responsable. Esto se debe a que los accidentes de tráfico solo pueden ocurrir cuando un conductor se niega a ceder el derecho de paso al otro. El conductor que no preste atención y/o infrinja la ley es generalmente el conductor culpable.

Ambos conductores son responsables

Digamos que la intersección a la que llegaron los conductores era una parada de cuatro vías indicada por señales de alto. Ambos conductores tienen el deber y la responsabilidad de prestar atención al llegar a la intersección. Si el primer conductor canta al ritmo de su música o envía un mensaje de texto con su teléfono, no presta atención a la señal de alto y golpea al segundo conductor que sí se detuvo pero no se dio cuenta de que el primer conductor pasaba, entonces ambos conductores serían responsables del accidente. Es el deber de ambos conductores asegurarse de que ellos mismos y el otro pasen por la intersección con seguridad.

Esto se conoce como negligencia comparativa. El estado de Texas sigue el principio de negligencia comparativa modificado. Este principio establece que un demandante no puede recuperar los daños si se encuentra más del 50% de culpa en su accidente. La responsabilidad de ambas partes recae en el juez o el jurado que preside el caso.

Evidencia de quién fue el culpable

La negligencia se puede probar a través de pruebas que ayuden a ilustrar lo que sucedió durante el accidente. Estas pruebas, que pueden consistir en relatos de testigos, el informe oficial de la policía, fotografías del accidente y declaraciones personales de los conductores, pueden ayudar a determinar quién es el responsable.

Un abogado de lesiones personales puede ayudar a garantizar que usted tenga las pruebas necesarias para demostrar la negligencia de la otra parte y ayudarle a reclamar la compensación que merece. Hernandez Law Group, P.C. se dedica a hacer justamente eso. Trabajamos sin descanso para asegurarnos de que toda la información esté en orden para que el juez o el jurado sepa exactamente lo que pasó. Nuestro equipo está lleno de abogados dedicados y conocedores que ponen las necesidades de nuestros clientes en primer lugar. Es por eso que tenemos un contrato “no se gana, no se cobra” que elimina el riesgo de buscar una compensación. Contáctenos hoy para comunicarse con abogados de asistencia como Juan Hernandez, uno del 2 % de los abogados de lesiones personales que están certificados por la Junta de Texas ¡y comprometido a luchar por usted!