Un estetoscopio y un martillo descansan en una libreta al lado de una computadora portátil en un escritorio

available in: English Español

Es común que se presente dolor de espalda después de un accidente automovilístico, ya que la fuerza del impacto puede empujar a los ocupantes del vehículo. Puede ser difícil saber si el dolor de espalda es normal o si es un indicio de una lesión más grave. A continuación presentamos algunos consejos para saber si su dolor de espalda es un síntoma de una lesión grave después de un accidente automovilístico.

Lesiones comunes de la espalda después de un accidente automovilístico

Las lesiones de espalda que se producen en los accidentes automovilísticos suelen ser lesiones agudas de la espalda, que se originan cuando se ejerce una fuerza repentina sobre esta parte del cuerpo. Las lesiones agudas de espalda se identifican a menudo por su dolor repentino y severo que suele ir acompañado de hinchazón y moretones en la zona de impacto. La única ventaja de las lesiones agudas de la espalda es que el dolor suele durar solo de 6 a 8 semanas. Estos son los tipos más comunes de lesiones agudas:

  • Esguince o tensión de los ligamentos o músculos de la espalda.
  • Disco desgarrado o roto. Este tipo de lesión se asocia comúnmente con las lesiones de la parte baja de la espalda en comparación con las de la parte alta.
  • Compresión de los nervios inferiores debido a la hinchazón.
  • Fractura o dislocación de la columna vertebral. Este tipo de lesión, si no se maneja adecuadamente o si es lo suficientemente grave, puede llevar a una parálisis parcial o completa.

Tratamiento de las lesiones agudas de la espalda

La mayoría de las lesiones de espalda menores a moderadas se curan solas en 1 a 6 semanas. Su médico puede recetarle analgésicos, hielo y calor, así como estiramientos para ayudar a controlar el dolor, la hinchazón y la rigidez.

Las lesiones de espalda más graves pueden tardar más tiempo en sanar y es posible que necesiten la ayuda de otros tratamientos, que pueden incluir algunos o todos de los siguientes:

  • Terapia física
  • Quiropráctico
  • Medicina
  • Cirugía

El tipo de tratamiento que su médico le prescriba dependerá de la gravedad de la lesión de la espalda y de su posición. El médico también tendrá en cuenta su edad, su estado de salud y sus actividades extracurriculares.

En el caso de lesiones de espalda menores, algunos médicos pueden recomendarle que continúe con sus actividades diarias, como el ejercicio, siempre que esas actividades cotidianas no impliquen levantar objetos pesados. Mover el cuerpo ayudará a reducir las posibilidades de que la espalda se ponga rígida y ayuda a disminuir el dolor al estimular el flujo sanguíneo en el área afectada.

Tengo dolor de espalda después de mi accidente automovilístico, ¿qué debo hacer?

Independientemente de que haya sentido o no dolor después del accidente, siempre debe someterse a un examen por parte de un profesional de la salud. La adrenalina recorrerá su cuerpo inmediatamente después del accidente, lo que puede enmascarar el dolor o la gravedad del mismo. Es posible que una persona con una lesión grave en la espalda no lo sepa sino hasta más tarde. Su médico se asegurará de que cualquier lesión en la espalda u otras lesiones causadas por el accidente sean tratadas de forma apropiada.

Después de consultar a un médico, contacte a los principales abogados de accidentes automovilísticos de Texas en Hernandez Law Group, P.C. Nuestro equipo está lleno de abogados con experiencia en accidentes automovilísticos que pueden ayudarle a reclamar la compensación que merece por los gastos médicos y los daños posteriores al incidente. Juan Hernandez forma parte del 2 % de los abogados de Texas que están certificados por la Junta de Texas en la ley de lesiones personales. Con la experiencia y un contrato “no se gana, no se cobra”, no hay razón para no contactar a Hernandez Law Group. Comuníquese con nosotros hoy y programe una consulta gratuita sin compromiso para revisar los detalles de su caso. ¡Permita que nuestro equipo luche por usted!