A cracked windshield after a car accident.

available in: Español English

Las choques por alcance son el tipo de accidente de auto más común, y pueden ocurrir en cualquier momento. Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, los choques por alcance representan casi el 29 % de todos los accidentes de tráfico en Estados Unidos. A veces denominados coloquialmente en inglés como “bumpy crunchies” u otros apodos, estos accidentes pueden ser realmente muy graves. Aunque las lesiones no se manifiesten de inmediato, muchos conductores y pasajeros desarrollan afecciones crónicas que los dejan con dolor durante meses o incluso años.

Aunque algunos factores están fuera del control de cualquiera de los dos conductores, como el mal tiempo y las condiciones de la carretera, la mayoría de los choques por alcance son causados por negligencia. Estas son las causas más comunes de los choques por alcance.

¿Qué es un Choque por Alcance?

Un choque por alcance se produce cuando un conductor choca por detrás con el vehículo que tiene justo delante. Suelen producirse en los semáforos, en las señales de alto y en el tráfico congestionado. La mayoría de los choques por alcance se producen a velocidades más bajas, pero cuando ocurren a altas velocidades pueden provocar lesiones y daños importantes.

¿Cuáles son las Causas más Comunes de los Choques por Alcance?

Un automóvil chocó por detrás con un autobús escolar.

Como se mencionó anteriormente, muchas cosas pueden provocar un choque por alcance. Saber cuáles son puede ayudarle a tomar mejores decisiones mientras está en la carretera para reducir el riesgo de accidente. Aquí están las causas más comunes:

1. Ir Demasiado Cerca de los Demás

Muchas personas son culpables de no guardar su distancia en un momento u otro. Al fin y al cabo, cuando alguien tiene prisa, quiere que el tráfico se adapte a su velocidad para llegar más rápidamente a su destino. Pero no guardar la distancia es agresivo y peligroso a la vez. Si el conductor que va delante se ve obligado a detenerse rápidamente, es posible que el que va detrás no pueda responder a tiempo, lo que provocaría un choque por alcance.

2. Conducir a Exceso de Velocidad

Las investigaciones de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA) indican que el exceso de velocidad fue la causa del 47 % de las muertes en carretera en 2019. Aunque los choques por alcance no suelen ser mortales, suelen implicar a autos que viajan muy por encima del límite de velocidad establecido.

La velocidad a la que se maneja no siempre tiene que ver con el límite establecido; los conductores también se arriesgan a sufrir choques por alcance cuando no tienen en cuenta las condiciones peligrosas de la carretera. Los conductores que evitan fácilmente las colisiones cuando viajan por tramos de carretera despejados pueden tener dificultades cuando hay nieve, hielo o lluvia, especialmente si no ajustan su velocidad en consecuencia.

Consejo profesional de Hernandez Law Group: otra razón común por la que los conductores aceleran es porque intentan llegar a su destino a tiempo o cuando van con retraso. Sin embargo, estadísticamente, los conductores sólo se ahorran unos seis minutos al manejar con exceso de velocidad. Permítase siempre el tiempo suficiente para llegar a su destino con seguridad, e incluso si llega tarde, recuerde que esos seis minutos no valen su vida ni la de nadie.

3. Manejar Distraído

Todo el mundo sabe que enviar mensajes de texto o maquillarse al volante es una mala idea. Sin embargo, estas y otras fuentes de distracción siguen siendo alarmantemente comunes en las carreteras de Texas. Cada momento que el conductor aparta la vista de la carretera, su auto podría recorrer cientos de metros. Esto podría resultar peligroso si otro vehículo se detiene repentinamente o surge algún otro peligro inesperado. En estos casos, lamentablemente es probable que se produzca una choque por alcance.

4. Somnolencia

Las investigaciones sugieren que la falta de sueño puede ser casi tan peligrosa como manejar alcoholizado o bajo la influencia de las drogas, ya que los conductores somnolientos son notoriamente lentos para responder a los peligros de la carretera. Este problema es más frecuente de lo que la mayoría sospecha; la Fundación AAA para la Seguridad en el Tráfico calcula que manejar con somnolencia provoca unos 328,000 accidentes al año. De estos choques, varios son choques por alcance.

5. Conducir Bajo la Influencia del Alcohol o de las Drogas

 Mano sosteniendo una bebida mezclada en una mesa con las llaves del auto sentadas al lado

Muchos conductores se creen mucho más capaces de lo que en realidad son de circular con seguridad por las carreteras después de haber bebido alcohol. No hace falta mucho alcohol para interferir con el juicio o el tiempo de reacción; sólo una o dos copas pueden afectar rápidamente a conductores por lo regular competentes. Las drogas son igual de peligrosas: los que están bajo la influencia del cannabis se enfrentan a problemas de tiempo de reacción similares a los de los que manejan ebrios. Otras drogas pueden resultar aún más peligrosas, ya que provocan comportamientos agresivos al volante, como no guardar la distancia, o incluso alucinaciones.

6. Tráfico

Aunque el tráfico intenso rara vez es la causa directa de un choque por alcance, hace que estos accidentes sean mucho más probables. La naturaleza impredecible de las condiciones de las carreteras para parar y arrancar deja a los conductores más vulnerables a las colisiones, incluso a baja velocidad. El tráfico tiene una forma de exacerbar los riesgos asociados a todos los comportamientos señalados anteriormente. Los conductores somnolientos o distraídos, por ejemplo, pueden salir adelante cuando hay pocos vehículos, pero tienen dificultades para enfrentarse al tráfico.

Todo conductor tiene la responsabilidad y la obligación legal de respetar las normas de circulación. Quienes incumplen estas normas se arriesgan a verse implicados en choques por alcance, lo que puede hacer que el conductor que viene adelante sufra durante años. Un poco más de paciencia y atención a la carretera puede hacer que las carreteras sean más seguras para todos los conductores.

¿Resultó Lesionado en un Choque por Alcance?

Si fue víctima de un choque por alcance, merece una compensación por los daños. Busque al equipo de confianza de Hernandez Law Group, P.C. para que le ayude en cada paso del camino. A diferencia del 98 % de los demás abogados de Texas, Juan Hernandez está certificado en la ley de lesiones personales y tiene un historial impresionante con casos de accidentes de auto. Póngase en contacto hoy mismo para obtener más información.