available in: English Español

Incluso los conductores más cuidadosos pueden encontrarse en situaciones de emergencia. Una llanta ponchada de repente, un acelerador atascado o incluso un área de hielo negro pueden convertir un tranquilo viaje al trabajo en un completo desastre. Si conoce algunas de las emergencias más comunes al volante y cómo manejarlas, tendrá más posibilidades de evitar un accidente de tránsito grave.

Llanta ponchada

Experimentar una llanta ponchada repentina puede ser aterrador. No sólo el estallido de la llanta provoca una sacudida, sino que usted puede no saber qué hacer cuando pierde una llanta. ¿Debe acelerar? ¿Ir más despacio? Lo crea o no, su mejor curso de acción cuando su llanta se poncha es probablemente exactamente lo contrario de lo que sus instintos le dirán que haga.

Sus instintos le dirán que reduzca la velocidad y se mueva a un lado de la carretera, pero si está viajando a una velocidad considerable, esto puede provocar que gire y choque. En realidad, lo mejor es mantener el pie en el acelerador y seguir manejando el auto en línea recta. Debido a la fricción de la llanta perdida, su vehículo reducirá naturalmente la velocidad. Una vez que su auto se haya detenido casi por completo, podrá pasar con seguridad a la cuneta. Sólo asegúrese de encender las luces de emergencia tan pronto como su llanta reviente para poder alertar a los demás conductores de su situación.

Separación de la Banda de Rodadura

Si la banda de rodadura de sus llantas está empezando a deshacerse, tendrá que actuar de forma similar al reventón de llantas. Cuando esto ocurra, aplique una presión suave sobre el pedal del acelerador y continúe manejando en línea recta; no gire a la izquierda ni a la derecha. Avance todo lo que pueda y sólo aplique los frenos cuando sea absolutamente necesario. Una vez que su auto haya reducido la velocidad lo suficiente, comience a girar suavemente hacia la cuneta de la carretera que está en el lado de la llanta estropeada. Esto evita que quien vaya a cambiar la llanta esté expuesto a la calle, reduciendo así el riesgo de un desastre mayor.

Área de Hielo Negro o Carreteras Resbaladizas

A car sliding on black ice.

El hielo negro o las carreteras resbaladizas debido a la lluvia pueden ser aterradores porque es algo que nunca se ve venir. Si no sabe cómo reaccionar, su auto podría derrapar repentinamente y provocar un grave accidente.

Esta es otra situación en la que quizá quiera ir en contra de sus instintos. En lugar de pisar a fondo el freno y esperar que el auto se detenga, lo que debe hacer es levantar el pie del acelerador y pisar el pedal del freno repetida y ligeramente. Cuando su vehículo patina, generalmente son las ruedas delanteras las que han perdido tracción; si pisa el freno, sólo conseguirá empeorar el problema.

Al pisar ligeramente los frenos, puede ayudar a que sus llantas delanteras vuelvan a ganar tracción en la carretera, permitiendo así que su vehículo se detenga. Mientras su auto derrapa, también es importante dirigirlo gradualmente en la dirección en la que quiere que se detenga.

Acelerador Atascado

No importa la velocidad a la que viaje, un acelerador atascado puede ser aterrador. A menudo, los aceleradores se atascan cuando un tapete o un zapato se deslizan hacia delante y se atascan cerca del acelerador, presionándolo y manteniéndolo presionado.

En algunos casos, el simple hecho de golpear el pedal unas cuantas veces con el pie puede ser suficiente para desalojar lo que se haya atascado y ayudarle a recuperar el control. Sin embargo, si esto no funciona rápidamente, su mejor opción es poner el vehículo en neutral. Esto matará inmediatamente la aceleración. Como su auto está en neutral y el pedal del acelerador está atascado, es probable que su vehículo haga algunos ruidos fuertes de revoluciones, pero esto no va a dañar su motor, así que no se asuste.

Una vez que su auto esté en neutral, comience a tocar ligeramente los frenos muchas veces y encienda las luces de emergencia hasta que pueda reducir la velocidad y apartarse a un lado de la carretera.

Incendio del Motor

Aunque son menos frecuentes que algunas de las otras emergencias de esta lista, los incendios de motores siguen ocurriendo y son extremadamente peligrosos. Si nota que sale humo del cofre de su vehículo, no se asuste. Salga del camino con la mayor seguridad y rapidez posible. Apague el auto y evacúelo inmediatamente. No se preocupe por volver a sacar las pertenencias de su vehículo; sólo tómese el tiempo de recoger a los niños pequeños que no puedan salir por sí mismos del auto. Aléjese usted y su familia lo más posible del vehículo. Luego, pida ayuda. No se acerque de nuevo al auto ni intente apagar el fuego usted mismo. El riesgo de que el fuego llegue al depósito de gasolina es mayor en estas circunstancias y puede hacer que su vehículo explote. El personal de emergencia capacitado sabrá cómo manejar adecuadamente la situación para reducir el riesgo de lesiones y víctimas.

Fallo de los Frenos

Con suerte, nunca se verá en una situación en la que se encuentre con un fallo total de los frenos. Sin embargo, si sus frenos fallan, cada segundo contará, por lo que querrá asegurarse de saber exactamente qué hacer y qué no hacer para reducir la velocidad con seguridad.

En algunos casos, los frenos fallarán debido a la pérdida de presión. Es posible que pueda restablecer esa presión tocando repetidamente el pedal del freno. Si esto no funciona pero todavía tiene tiempo para reducir la velocidad, siempre puede poner el auto en neutral y frenar por inercia.

Desgraciadamente, no siempre tendrá mucho tiempo para detenerse cuando sus frenos fallen. Si necesita detenerse inmediatamente, utilice el freno de mano. La clave está en tirar suavemente hacia abajo para no perder el control de su vehículo.

Como último recurso, también puede reducir la velocidad guiando su auto contra algo como un borde o una valla de contención. Por supuesto, esto causará algunos daños a su coche, y no es lo ideal ni mucho menos, pero es mejor que tener un accidente con otro vehículo o chocar con algo de frente.

Furia del conductor

Cuando otro conductor se altere o se enfade, ya sea por algo que usted haya hecho o por algo que haya percibido que usted ha hecho, no se involucre con él. El mejor truco es mantenerse lo más alejado posible. No se detenga para hablar con ellos ni para corresponder a su comportamiento.

Si ha Sufrido un Accidente

Esperemos que nunca se encuentre ante ninguna de estas emergencias al volante. Sin embargo, si lo hace, asegúrese de tener en cuenta estos consejos. Y, por supuesto, si usted ha estado involucrado en un accidente de auto en Abilene o en los alrededores, recurra a Hernandez Law Group, P.C . para obtener la ayuda legal que necesita. Juan Hernandez está certificado por la junta en ley de lesiones personales, que es una distinción con la que cuenta sólo el 2 % de los abogados de Texas. Póngase en contacto con ellos hoy mismo para concertar su consulta; están convenientemente situados en la ciudad de Abilene, con oficinas también en Dallas y Amarillo.