available in: English Español

La capacidad de manejar un vehículo de motor da a muchas personas una sensación de libertad y control. Sin embargo, esa libertad puede desaparecer rápidamente cuando algo falla en el auto y el conductor pierde el control y sufre un accidente automovilístico. Muchos conductores entran en pánico cuando algo así sale mal, lo que les lleva a veces a empeorar aún más su situación. Para ayudar a los conductores a recuperar la sensación de control que perdieron, y para ayudarlos a mantener la calma ante un desastre, a continuación presentamos algunas formas de manejar las emergencias comunes de manejo:

Ponchadura

La ponchadura de una llanta puede ocurrir rápidamente y sin mucho aviso. Normalmente ocurre cuando se pasa por encima de algo afilado o cuando la presión de la llanta es demasiado alta, lo que hace que se reviente. En cualquier caso, la parte más importante de manejar esta situación es mantener la calma y resistir el impulso de presionar los frenos hasta el fondo. Cuando ocurra el incidente, deberá aumentar la velocidad durante unos segundos mientras sigue manejando en línea recta. No se preocupe de que el vehículo aumente la velocidad porque no lo hará; habrá demasiada resistencia por parte de la rueda desinflada. A continuación, suelte lentamente el acelerador y permita que el coche reduzca gradualmente su velocidad a 30 mph. Luego, deberá orillarse lentamente hacia un costado de la carretera. Si tiene que frenar, pise ligeramente los frenos, ya que si los pisa con demasiada fuerza puede hacer que el coche sufra más daños o que usted pierda el control total del vehículo.

Separación de la banda de rodadura

Si la banda de rodadura de sus llantas comienza a desgastarse, tendrá que manejar la situación de manera similar a la ponchadura de la llanta. Cuando esto ocurra, aplique una suave presión sobre el pedal del acelerador y continúe conduciendo en línea recta; no gire a la izquierda o a la derecha. Permanezca en la carretera todo el tiempo que pueda y solo aplique los frenos cuando sea absolutamente necesario. Una vez que su coche haya disminuido la velocidad lo suficiente, comience a girar suavemente hacia la orilla de la carretera que se encuentra en el lado de la llanta dañada. Esto evita que quien vaya a cambiar la llanta se exponga a la calle, lo que reduce el riesgo de un nuevo desastre.

Falla en los frenos

Las fallas en los frenos son eventos horribles y pueden provocar fácilmente pánico. La reacción natural es intentar bombear los frenos o añadir más presión. Sin embargo, esto no le hará nada a su coche y solo causará más ansiedad y pánico al conductor. Lo mejor es usar el freno de mano para reducir la velocidad del auto hasta que pueda detenerlo por completo. Además, es conveniente bajar las velocidades, si es posible, ya que al hacerlo aplicará cierta resistencia a las llantas, lo que le ayudará a reducir la velocidad del vehículo.

Pérdida de tracción

El hielo y la lluvia pueden crear condiciones extremadamente peligrosas en la carretera. El riesgo de perder la tracción es mayor en estas condiciones y puede hacer que el coche derrape. Si encuentra que su coche empieza a patinar, asegúrese de que se dirige en la dirección del patinaje. Esto le ayudará a mantener el control en sus manos. Cuando hagas esto, aplique ligeramente los frenos. Una vez que sienta algo de tracción, enderece lentamente las ruedas del auto. Después de eso, asegúrese de que su velocidad se mantenga por debajo del límite de velocidad sugerido. Esto le ayudará a mantenerse seguro y le dará más tiempo para reaccionar en caso de que el auto vuelva a perder tracción.

Incendio del motor

Aunque es más raro que algunas de las otras emergencias de esta lista, los incendios de motores siguen ocurriendo y son extremadamente peligrosos. Si nota que sale humo del cofre de su vehículo, no se asuste. Salga de la carretera de la manera más segura y rápida posible. Apague el auto y evacúelo de inmediato. No se preocupe por regresar para sacar cualquier pertenencia de su vehículo; solo tómese el tiempo de sacar a los niños pequeños que tal vez no puedan salir del vehículo por sí mismos. Aléjese usted y su familia lo más posible del coche. Luego, pida ayuda. No vuelva a acercarse al coche ni intente apagar el fuego usted mismo. El riesgo de que el fuego alcance el tanque de gasolina es mayor en estas circunstancias y puede provocar que su coche explote. El personal de emergencia capacitado sabrá cómo manejar adecuadamente la situación para reducir el riesgo de lesiones y víctimas.

Furia del conductor

Cuando otro conductor se enfada o se molesta por algo que usted ha hecho o por algo que percibió que usted ha hecho, no se involucre con él. El mejor truco es mantenerse lo más lejos posible. No se detenga a hablar con él ni a responder a su comportamiento.

Si tiene un accidente debido a su negligencia o acciones, es hora de contactar a los abogados de lesiones personales de Hernandez Law Group, P.C. Juan Hernandez es uno del 2 % de los abogados de lesiones personales que están certificados por la Junta de Texas en la Ley de Lesiones Personales. Si está buscando representación que le ayude a reclamar la compensación que merece, llame a Hernandez Law Group, P.C. en Amarillo hoy.